Shepherd of beings endowed with souls, both people and animals
Logo S³oñce Tybetu
PolishGermanEnglishRussianDenmarkSpanishPortugal
"Do animals have souls and do they understand feelings?
Such a question can be posed only be one who lacks equally the one and the other..."
Eugen Drewermann
 

EL ALTAR

El altar quedará siempre asociado – y con razón – con un lugar especial, con un lugar donde existe la posibilidad de tocar los Secretos de Dios, con un lugar de encuentro con el mismo Dios, con un lugar, donde el hombre está llamando a Dios, estando conciente de su propia debilidad, pero también de Su Poder, Bondad y Amor. En este lugar el hombre, con una mirada levantadoa al cielo agradece, pide perdón e implora.

Delante de este altar, vestido de alba y estola sacerdotal, al lado de mi amigo fiel, perro, y teniendo alrededor otros animales ahí reunidos, como también las personas, sus amigos, estaré – tanto en un pedazo de pradera verde, en un sendero en medio de los campos, como en una carretera asfaltada – orando, bendiciendo, pastoreando… agradeciendo, pidiendo perdón, implorando.

Quiero agradecer por el don de la presencia de los animales en la tierra, por una belleza interior de ellos, por su amistad maravillosa, por la cual ellos muchas veces pagan un precio tan alto…, por todo lo que hacen por nosotros, sabiendo que no hacen poco. Y por las personas, que están dedicando su tiempo, sus fuerzas, su corazón a ellos…

Quiero delante de este altar pedir, para que Buen Dios con Su gesto de bendición extienda sus manos sobre estos seres humanos y los animales, para que con su bendición los acompañe en sus vidas cotidianas… Pediré a Dios, para que hubiera toda vez más de este tipo de personas y de animales gracias a ellos felices.

Quiero también, delante de este altar, pedir a Dios su perdón por todo que hicimos y continuamos haciendo a estos hermanos menores, por toda lágrima derramada por ellos, por su queja silenciosa, llena de sufrimiento y miedo, dirigida al cielo, por toda gota de sangre derramada por ellos, por un mar silencioso de sufrimiento, que existe tantas veces, empezando por el hecho no tan raro de existir vidas llenas de miedo y dolor en todavía muchas habitaciones, y terminando por dramáticas horas, días, meses de un Vía Crucis en transportes…, coronados con una no menos pavorosa muerte.

De este altar, no importa el lugar donde quedaría construido, siempre se levantará al cielo un grito por un mundo más evangélico, un mundo más de Cristo, por una civilización de amor, civilización en la cual los animales y los seres humanos se sentirán bien y quedarán felices, como en su propia casa…, donde unos y otros podrán vivir en una paz de verdad. 

Este altar es una invitación a todos aquellos, para los cuales la felicidad de los animales queda bien hondo en sus corazones y los que no solo creen en una tierra nueva y un cielo nuevo, sino que quieren ver sus gérmenes ya aquí y ahora… en la tierra. 

Este altar es el corazón del templo, que un día quedaría levantado alrededor de ello, un templo, donde habrá bastante lugar para unos y para los otros, para los animales y para los hombres…, un templo, donde no habrá más necesidad de hablar con Dios, pues, simplemente, podrá sentirse allá Su presencia…, sobre todo en la mirada feliz tanto de las personas, como de los animales, sin ninguna diferencia…

 ANIMALPASTOR


Hit counter  Liczniki internetowe "Whatsoever you do for one of these least of my brethren you do unto me" (Mt 25; 40)